Cinco “miedos” que superé y me hicieron mejor vendedor

El miedo en las ventas muchas veces es normal, y es debido a diversas causas. Te voy a resumir unas cuantas que me han ocurrido como vendedor. En este post te mostraré que, con diferentes actitudes, se pueden vencer los miedos a las ventas, ¿te animas a superarlas?

A medida que vayas consiguiendo experiencia en ventas, los miedos irán desapareciendo y, cuando tengas muchas reuniones a tus espaldas, casi ni existirán. ¿Te gusta la idea?, pues vamos allá..

¿Te cuesta vender en tu negocio?

Descubre cómo aumentar en un 75% tus ventas con estos sencillos trucos que podrás aplicar hoy mismo 

El miedo a nuevos proyectos

Cuando empezamos nuevos proyectos o servicios la inseguridad nos invade. Sobre todo, la opinión del cliente ante esta nueva iniciativa. Ya sabes, lo que piensa el mercado de nosotros. Hay que seguir adelante y apretar los puños.

En mercados b2b,  las exigencias son máximas. Hay expertos de servicios para todo, unos buenos y otros malos, y el miedo al rechazo está latente.

La serenidad hacía el miedo es la clave. El miedo, a veces, nos ciega y no nos hace pensar.

tranquilidad

La tranquilidad apaga todo los miedos. Foto de Peter Jackson

Te voy a resumir 5 miedos que me he encontrado en mi vida profesional como vendedor y cómo los he ido superando, e incluso me vuelven a surgir de manera inesperada en reuniones o llamadas con clientes, allí van:

1. No estar a la altura de la venta.

​Es el no estar al nivel de la situación o de la empresa con el que mantienes una reunión.

Dos situaciones:

A. Puede ser que te sientas incómodo al reunirte con un director o un cargo con nivel de un “empresón”.

B. Que conseguir esa venta sea importante para tus ventas anuales. Esta situación te genera ansias y, por supuesto, miedo.

Cualquiera de esas dos situaciones nos estresa, y la única forma de superarlo es estando tranquilos. Míralo como una oportunidad y pon mucha ilusión(eso trasmite).

En el caso de reunirte con una director de “nivel” de una gran empresa, en ese momento ya estás a su altura, aunque seas un comercial “novel” o tu empresa sea pequeña. Sólo vamos a hablar de negocios y ya está.

 

En esta situación no valen títulos, experiencia, carreras, o la empresa que representes.  En una reunión estamos de igual a igual.

​Cuando tengo este tipo de situaciones, y las he superado ya me doy por satisfecho por el mero hecho de haberme reunido con ellos. Esti quiere decir que se va por el buen camino, le venderás o tal vez no, pero allí tienes que estar

 

2. Que digan que no

​Un miedo muy normal. La venta es riesgo y las probabilidades de que te digan que “No” son mayores a las que te digan que “Sí”.

​El “no” tiene sus ciertos beneficios a veces ( ver post “beneficios de los Noes“).

Un “no” es un aprendizaje, pone a prueba tu perseverancia y te hace más fuerte.

Un “no” te ahorrará tiempo, y podrás invertirlo en clientes que si estén interesado en tus servicios.

Un “no” es un “quizá” o un “sí” en el futuro. Siempre queda bien, e insiste más adelante

Siempre que afrontes una venta tienes el “no” por delante, te acostumbrarás y no veas qué subidón te da cuando ese “no” se convierte en “si”.

3. Falta de confianza de tu servicio o producto

Son situaciones en los cuales el clientes es muy exigente o el proyecto es muy grande.

Ante esta situación jamás digas “no lo podemos hacer”, aunque tú sepas que es complicado, por el tamaño del proyecto, o de lo que sea. Tú limítate a escuchar sus necesidades y a decir “lo podemos ver ..o lo podemos valorar”.

 

La mítica frase de  Richard Branson:

Si alguien te ofrece una oportunidad increíble, pero no estás seguro de que puedes hacerlo, di que sí – luego aprende cómo hacerlo.

​4. Miedo a equivocarse

No tengas miedo a expresar tus idea y recibir críticas. Tus clientes te tienen que querer con tus aciertos y defectos

¿ Tienes vergüenza de pedirle dinero?. Esa no es la actitud, las cosas se compran y se venden todos los días. Tú sólo intentas ayudarle, luego ya hablaremos de dinero.

Tienes que ir con la intención de ayudar sin recibir nada a cambio(de momento). Si vas con intención de escuchar los problemas de alguien, solo por la intención, el cliente siempre te mirará con buenos “ojos”, aunque tu postura sea la equivocada, se valorará muchísimo.

5.​ Miedo a vender o cerrar una venta

​Esto es muy normal. Cuando estás a punto de cerrar una gran operación, y tienes la incertidumbre sobre si va salir adelante o no.

Antes de cerrar una venta, intenta haber resuelto las dudas más importantes del cliente, si no, te puedes encontrar con sorpresas.

Sobre todo inspira, confianza y quitar importancia a las objeciones, es decir trátalas con normalidad cuando te las expresen. Haz todo lo posible por resolver sus dudas con argumentos razonables.

Cada miedo se combate con confianza y experiencia. El miedo siempre va a existir, nunca se irá del todo, y hay que aprender a vivir con ello. Ir con el “no” por delante es un buen ejercicio para que el miedo no nos sorprenda.

Dejar las cosas claras, y despejar dudas, sin temer a equivocarse, son actitudes que en las ventas hay que tener claras, y si las cumplimos nos irá bien. ¿ te animas a intentarlo?

Estos miedos pueden servir si trabajas en cualquier empresa(grande o pequeña) y puedes ponerlo a prueba con cualquier cliente.

Yo he pasados estos miedos (y muchos más) y los he ido superando a lo largo de los años. Ahora, para mí hablar con un clientes es una oportunidad de conocer una nueva persona, un nuevo negocio y ver si puedo ayudarle.

Si has tenido algún “miedo” del que no he hablado en este post, por favor dímelo!!. Gracias por compartir este artículo, en los icónos de redes sociales

Nos vemos.​

Compartir este post

Comentarios

>