No hay algún día, semana o mes que diga, “odio esto de vender a empresas”, “¿por qué tengo que llamar a este cliente?”, “¿por qué tengo que reunirme?”, “¿porqué tengo que facturar por dinero?. No tengo miedo en ocultarlo. Con el paso del tiempo he entendido que es algo normal. Incluso, hasta innato en el ser humano. Pero para ello tuve que pasar por un proceso de motivación en ventas.

¿Te ha pasado alguna vez?

Tu negocio no es un e-commerce o vendes en un B2C. Así que no te queda más narices que vender a empresas. ​Si vendes servicios, la relación con tus clientes será muy estrecha y cercana. Hoy en día se esta dando cada vez más trabajos colaborativos entre cliente-proveedor . En definitiva, tienes que estar en contacto con personas.

7 claves para lograr la motivación en ventas

Por las mismas razones que tú, muchas veces me planteé la idea de cambiar de profesión y tener un trabajo más cómodo y tranquilo, pero como ves, aquí sigo. A la larga entendí que no es que no me guste lo que hago, sino que esto es un proceso, y  aunque esos pensamientos afloren de vez en cuando, he aprendido a afrontarlos. Te voy a mencionar los 7 aspectos en los que trabaje para superar mis miedos personales y alcanzar la motivación en ventas.

#1. Tomar en cuenta el dinero

Aunque te parezca una razón poco motivadora, en realidad no lo es. Tenemos que pagar facturas, hipotecas, gastos de empresa, etc. ¿De dónde sacamos la pasta para cubrir esos gastos?. Si tu negocio va bien y estás vendiendo, todo será maravilloso y la moral la tendrás por las nubes. De esa manera es muy fácil “comerse” el mundo.

Eso es lo que tiene el “cochino” dinero: Con él podemos hacer planes de futuro, invertir en esto y en lo otro. Tendremos ganas de hacer cosas nuevas, y nos sentiremos muy positivos. En definitiva, sin pasta no se hace nada. Entonces, ¿a quién no le gusta tener dinero?.

Ahora bien, si no te gusta vender, aunque ganes mucho dinero, no vas solucionar tu problema. Al final te vas quemar cuando las cosas vayan mal y el resultado ya lo conoces. Ante esta situación, plantéate contratar un responsable de ventas o busca un mentor. En este caso el dinero será una motivación cortoplacista.

#2. Ayudar a otros

Uno de los motivos por los cuales escribo en este blog, es para orientar a empresas y pequeños negocios, no solo para que salgan adelante, sino para que se mantengan. Desde hace un año estoy ayudando a pequeños empresarios y freelance a crear planes “artesanos” de ventas para sus servicios. Eso es motivación en ventas.

Al principio lo hacía gratis, pero por probar y ver si realmente podía ayudarles con sus problemas. Con el tiempo, vi que ciertos consejos daban buenos resultados. Aunque me hubiesen dado una contraprestación por el servicio que estaba prestando, la satisfacción que eso me produjo era impagable.

En mí día a día, lo que más me motiva es que mis clientes consigan sus objetivos y que yo haya participado de manera activa en ese éxito. Si te gusta ayudar, vender no va ser un problemas para ti. Pero no hagas como yo, que no cobré ni un duro, la ayuda se paga.

Las ventas también están cambiando. Las empresas están buscando a vendedores que “vendan” ayuda, más no que hablen directamente de beneficios del servicio/producto sin escuchar antes al cliente. Así que mucha atención con eso.

Plan de ventas artesano

DESCÁRGATE GRATIS MI ÚLTIMO E-BOOK

11 errores de prospección de clientes en frío. Empieza a solucionarlo ahora!!

​#3. Formarse constantemente

Si te espanta vender, fórmate. Esa es la mejor manera ​de motivarte en ventas. Pero no es solo formarte en ventas, sino también en materias afines como marketing, publicidad, etc. Adquirir ese conocimiento te hará reflexionar en torno a la importancia de las ventas en tu negocio. Todo gira alrededor de las ventas, ese es el objetivo final. Si lo haces, empezarás a valorar las ventas como un valor serio en tu empresa.

Recomiendo no solo formarte en lo que respecta a servicios o productos, opta también por asistir a talleres o cursos de:

  • Motivación.
  • Liderazgo
  • Desarrollo personal.
  • Retiros espirituales.

#4. Conocer a mucha gente​

Si eres de las personas a las que les gusta conocer negocios y las personas que hay detrás de ellos, es imposible que no te gusten las ventas.​ Una cosa va de la mano con la otra.

En el post Vendedor 2.0 te hablé sobre la importancia que tiene el Networking, y de cómo el simple hecho de estar en contacto con otras personas hace que tu negocio crezca.

Pero te lo vuelvo a recordar: Si eres empresario, tienes que conocer el máximo de personas posibles, y eso solo se consigue vendiendo. Aunque no te des cuenta, estás continuamente vendiendo.

#5. Mentalizar que si se puede

Es​te apartado va dedicado a empresarios, emprendedores y startups que venden a empresas. Las ventas no pueden ser un simple propósito para sacar tu negocio adelante, estas tienen que formar parte de tu ADN. Tienes que respirar ventas por los cuatro costados.

¿Sabías que en sus inicios, el mismísimo Steve Jobs hacía diariamente más de 100 llamadas a “puerta fría” para presentar lo que fue el primer Apple II?.​ Te paso un video de negociación de la película de Steve Jobs. Juzga tú mismo. Lo que si te puedo decir es que las ventas, la persuasión y la negociación están presentes cada día en los negocios.

 

 

 

Mentalízate algo: Que las ventas no sean un obstáculo para tus proyectos. Son etapas que tienes que superar como empresario o emprendedor. Aunque no lo quieras, te tocará, como se dice en criollo, “meter las manos en la mierda”.

#6. Convertirse en un “todo terreno”

A nadie le gusta vender, eso está más que claro. De hecho, cuando lo hablas con gente que no ha vendido nunca en su vida, te dicen: “Yo no sirvo para vender”. Esa es una frase que yo he escuchado muchas veces, y es algo que resulta hasta incomodo comentarlo.

Si decides vender como empresario o emprendedor de tu proyecto, nadie, pero absolutamente nadie te podrá recriminar nada, ni tú mismo, porque vas a conocer mucho mejor tu negocio. No va a haber impedimentos que te echen para atrás ni miedos que surjan en el camino.

Vender te hará ser más fuerte, porque obtendrás mayor confianza y conocerás más a tus clientes. Aunque te vaya mal, pero muy mal, siempre habrá lugar para ti como vendedor en cualquier empresa. Si sabes vender, siempre vas a tener trabajo.

​#7. Experimentar para dejar un legado

​En un post pasado te dije que el primer vendedor de tu empresa tienes que ser tú. Si inicias un nuevo proyecto y no tienes un plan de ventas definido, el centro de la operativa comercial deberías ser tú.

Reunirte con tu cliente, identificar sus necesidades y verdaderos “dolores” hará que lo conozcas mucho más. De esa manera podrás crear un plan o metodología de ventas particular para tu servicio o negocio. Eso es muy importante porque te permite:

  1. Llevar a cabo las iniciativas empresariales colocando al cliente como centro de la estrategia.
  2. Transmitir ese conocimiento a un ​profesional de las ventas, en caso de que necesites contratar a un comercial para tu negocio.

Aunque no es necesario que cumplas con los siete consejos que te he dado, alguno de ellos te ayudará a ver la realidad. Y la realidad es que tienes un negocio y debes sacarlo adelante, por tanto, la venta no puede ser un impedimento.

Si todo va bien en tu negocio, va a llegar un momento en el que tendrás que contratar a un vendedor, pero lo más importante es que ya hayas vivido en tus propias “carnes” la venta en estado puro.

Por todo eso y mucho más, te confieso: Yo amo las ventas.

Me gustaría saber cuál ha sido tu experiencia y cómo has alcanzado la motivación en ventas. ¿Me lo cuentas?. Más abajo dispones de un espacio para que dejes tus comentarios o apreciaciones. Si te gustó este artículo, compártelo con tus contactos o en las redes sociales.

Nos vemos en las redes.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>